Artrosis de Rodilla

Causas de la Artrosis

Si bien no hay una sola causa conocida de la artrosis, hay varios factores de riesgo que deben ser considerados. Conocer y controlar estos factores de riesgo puede ayudar a minimizar el riesgo, o incluso ayudar a prevenir el sufrir de la artrosis. Tenga en cuenta que si usted tiene alguno de estos factores de riesgo no quiere decir que definitivamente sufrirá de artrosis. Ningún factor de riesgo por sí sólo es suficiente para causar la artrosis, sino que es más probable que sea una combinación de factores de riesgo los que en conjunto causen la enfermedad.

Hay dos tipos distintos de la artrosis – primaria y secundaria. La artrosis primaria es del tipo asociado con el envejecimiento y se considera como de “uso y desgaste”. Mientras cuanta más edad tenga, más probable es que va a tener un cierto grado de artritis primaria. De hecho, si vivimos lo suficiente, la mayoría de nosotros experimentará la artrosis primaria, incluso si es sólo un toque. No hay causa aparente para este tipo de artrosis.

En cambio, cuando alguien es diagnosticado con artrosis secundaria, es porque hay una causa aparente de la enfermedad. En otras palabras, la ruptura del cartílago puede estar asociada a una lesión, la herencia, la obesidad o algún otro motivo.

A continuación se enumeran los factores de riesgo para la artrosis.

  • Edad: La frecuencia de la artrosis aumenta con la edad. Ya que el “desgaste” juega un papel importante en el desarrollo de la artrosis, mientras más años tenga, más se han utilizado las articulaciones. Aunque la edad es un factor de riesgo importante, no quiere decir que la artrosis es inevitable.
  • Obesidad: El aumento del peso corporal es un factor importante en el desarrollo de la artrosis, especialmente en las rodillas, que llevan la peor parte del peso en el día a día. Por cada kilo que sube, se agregan 3 kilos de presión en las rodillas y seis veces la presión en sus caderas. Dado que el aumento de peso poco a poco aumenta la presión sobre las articulaciones, el peso que aumente la década antes de tener síntomas de la artrosis, especialmente en edad mediana, juega un papel importante en la determinación de si va a tener artrosis o no.
  • Lesión o uso excesivo: Los atletas y las personas que tienen trabajos que requieren hacer movimientos repetitivos, como la jardinería, o manejando maquinas, tienen un mayor riesgo de desarrollar artrosis debido a lesiones y el aumento del estrés en algunas articulaciones. Es importante que los atletas aprendan a tomar precauciones para evitar lesiones y que la gente que realiza trabajos repetitivos modifiquen sus movimientos para reducir este estrés. Nota: Evitar los movimientos repetitivos, no debe interpretarse como no hacer ejercicio. El ejercicio moderado regular fortalece la articulación haciendo que sea más estable, por lo tanto, reduciendo el riesgo de artrosis en la articulación.
  • La genética o herencia: Es cada vez más claro que la genética juega un papel en el desarrollo de la artrosis, especialmente en las manos. Esto se manifiesta de muchas maneras. Las alteraciones hereditarias de los huesos afectan la forma o la estabilidad de las articulaciones y puede llevar al desarrollo de la artrosis. También es más común en las articulaciones que no encajan bien. Sólo porque usted tenga alguno de estos rasgos heredados, no significa que va a desarrollar artrosis. Sólo significa que su médico debe comprobarlo más de cerca y con mayor frecuencia para detectar signos y síntomas de la enfermedad.
  • Debilidad muscular: Los estudios de los músculos de la rodilla no sólo muestran que la debilidad de los músculos que rodean la rodilla puede llevar al desarrollo de la artrosis, sino también que los ejercicios de fortalecimiento para los músculos del muslo son importantes para reducir el riesgo.
  • Otras enfermedades y tipos de artritis:  Las personas con artritis reumatoide tienden a tener una mayor probabilidad de desarrollar artrosis. Además la hemocromotosis, o tener demasiado hierro, puede dañar el cartílago hasta el punto de deterioro crónico. La acromegalia, o el exceso de la hormona del crecimiento, también tienen efectos adversos en los huesos y las articulaciones y puede llevar a su desarrollo.

 

© 2011. Todos los derechos reservados | http://www.artrosisderodilla.net